Email | Intranet | Selección | Formulario de Admisión | Repositorio | Live | Aula Virtual

SANTO DOMINGO. El Vicerrector para Asuntos Internacionales de la Universidad Nacional Evangélica (UNEV) dijo que el trabajo del docente cristiano en la universidad es la “integración de la fe” por medio de un esfuerzo académico que pretende la “formación integral, intelectual y espiritual, de los alumnos por medio del desarrollo del pensamiento crítico.

El doctor Juan B. Guerrero Ávila, sostuvo que la participación de los académicos y los alumnos tiene que ser cada vez más competente y rigurosa en la expresión del pensamiento cristiano que interactúa y se intersecta con las disciplinas estudiadas. “Es fundamental practicar actividades académicamente y de una manera que honren a Dios, con ética, y excelencia. El docente debe entender la relación de sus disciplinas con los principios morales e intelectuales para desarrollar una mente de Cristo en sus estudiantes”. Añadió el académico.

El ponente quien además es profesor de Azusa Pacific University, enfatizó que la integración genuina de la fe y cualquier disciplina académica es un proceso continuo que busca descubrir la unidad, la relación de la verdad de Dios con la fe y ponerla en conversación la disciplina: “Cuando la integración es rica y rigurosa, la fe se desafía y aclara asuntos dentro de la disciplina. Pero, además, el conocimiento recogido de la disciplina profundizará la comprensión de la fe en la vida del docente y del estudiante”. Añadió el académico Guerrero Ávila.

 Sostuvo que cuando los académicos practican integración de la fe en sus funciones profesionales como docentes, académicos e investigadores, aquellos que hacen lo mismo se unirán en un diálogo mutuamente informativo, significativo, y desafiante dentro de sus áreas de estudios.

El doctor Ávila, indicó que la enseñanza en general y la integración de la fe de manera particular también implica rigurosa preparación académica, de manera que esa preparación necesariamente nos obliga a llevar corazones, almas, mentes y fuerza en el ejercicio académico

Al hablar antes cientos de profesores de la academia el catedrático internacional entiende que no debemos preparar el contenido de las disciplinas de forma aislada de la realidad. Hay que crear un diálogo fructífero entre ese contenido y nuestros compromisos teológicos para amar, servir, hacer el bien y glorificar a Dios.

Al tratar el tema, “El llamado académico cristiano”, en el Primer Encuentro de Docentes auspiciado por la alta casa de estudios, el académico concluyó sosteniendo que Integración de la fe es un privilegio, una responsabilidad de los docentes cristianos, que requiere aprendizaje, práctica, retroalimentación y mejora continua para lograr dominarla.

Además de humildad, se requiere en el proceso, paciencia y la aceptación a lidiar con lo complejo y misterios. No olvidar que los estudiantes y sus padres son los que proporcionan liderazgo al docente en las aulas y estos esperan poder dar y recibir lo mejor.