Cápsula #1 - Cosmovisión Bí­blica - Universidad Nacional Evangélica - UNEV
Email | Intranet | Formulario de Admisión

“Jesús le dijo: Amaras al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento.” (Mateo 22: 37-38). 

Todo cuanto existe ha sido creado para la gloria de Dios. Por tanto toda la creación tiene que rendirle gloria a Dios: El sol, la luna, las estrellas, la naturaleza en general y sobre todo, nosotros, los seres humanos, quienes hemos sido creados a su imagen y semejanza, con el doble rol de ser reyes y sacerdotes desde la creación hacia su creador.

Como es posible, entonces, que limitemos nuestra vida de fe y servicio a Dios a las emociones y a las acciones de nuestra voluntad y dejando nuestro intelecto, el centro de nuestra conciencia y pensamientos fuera de la estructura de la palabra de Dios. La palabra revelada de Dios en la Biblia tiene que ser entendida para ser obedecida.

La palabra de Dios solo hace sentido cuando se la interpreta en base a sus propias presuposiciones fundamentales de creación, cada y redención (la cosmovisión bíblica). Cualesquiera otras presuposiciones (animistas o materialistas) que utilicemos para entender la Biblia, nos conducirán a conclusiones alejadas de su significado y neutralizar su impacto transformador en nuestras vidas.