Cápsula #3: Somos responsables ante Dios de la estructura interna de nuestro corazón. - Universidad Nacional Evangélica - UNEV
Email | Intranet | Formulario de Admisión

“Hijo mío, si recibieres mis palabras Y mis mandamientos guardares dentro de ti, Haciendo estar atento tu oído a la sabiduría; Si inclinares tu corazón a la prudencia, Si clamares a la inteligencia, Y a la prudencia dieres tu voz; Si como a la plata la buscares, Y la escudriñares como a tesoros, Entonces entenderéis el temor de Jehová, Y hallareis el conocimiento de Dios.

(Proverbios 2:1-5)

El corazón tiene una estructura interna (cosmovisión) que le da dirección a nuestras decisiones, palabras y conductas. Esta dirección puede ir hacia la obediencia o hacia la desobediencia a Dios.

Adán y Eva pusieron de manifiesto lo que había en sus corazones. Ellos antepusieron su bienestar y su deseo de sabiduría egoísta a la obediencia, honor y gloria de Dios. Su elección tuvo consecuencias de alcance cósmico.
Nuestras decisiones siempre tienen un alcance más allá de lo evidente. Hagamos el compromiso personal de siempre seguir la dirección de la obediencia a Dios.