Cápsula #8: Leyes Naturales y Normas Culturales - Universidad Nacional Evangélica - UNEV
Email | Intranet | Formulario de Admisión

“Echa su hielo como pedazos; Ante su frío, ¿quién resistirá? Enviará su palabra, y los derretirá; Soplará su viento, y fluirán las aguas. Ha manifestado sus palabras a Jacob, Sus estatutos y sus juicios a Israel”. No ha hecho así con ninguna otra de las naciones; Y en cuanto a sus juicios, no los conocieron. Aleluya.” (Salmos 147:17-19)

– En un mismo contexto, las escrituras se refieren al gobierno de Dios sobre el agua y el hielo y sobre su palabra para organizar la nación de Israel.

– Hay dos maneras en las que Dios ejerce su gobierno sobre la creación. Dos formas en las que su voluntad es hecha en el cielo como en la tierra. Mediante las leyes naturales Dios ejerce “directamente” su dominio (por ejemplo derritiendo el hielo con el calor).  Mediante sus normas culturales Dios ejerce su dominio en las sociedades, a través de la intermediación responsable de los seres humanos.

– Dios directamente hace que las estaciones del año vayan y vengan. Dios delega su poder a los humanos para las tareas de formar familias, construir herramientas, desarrollar erudición, producir arte, administrar naciones justas y prósperas, etc. Todas estas funciones sociales, son gobernadas por El, pero a través de sus gobernadores, en la misma forma que un gobernante humano lo hace para administrar su autoridad dentro de los territorios que gobierna.

Aplicación:

– Mediante el estudio de las ciencias naturales sociales tenemos que escudriñar  la estructura de cada aspecto de la creación, para conocer cómo funciona y así poder desarrollar aplicaciones tecnológicas que ennoblezcan y preserven la vida humana. Mediante el discernimiento a través de la Biblia descubrimos el por qué existe cada aspecto. Cuando se separa un aspecto de la creación de su Creador, nos alejamos de la sabiduría en dicho aspecto bajo estudio.

 – A través de los principios morales y de sabiduría de la Palabra de Dios, descubrimos el por qué fueron creadas las diferentes instituciones culturales y como estas deben funcionar para darle gloria a Dios y hacer que la vida humana florezca desarrollando su potencial.

– La erudición y los estudios, desde una perspectiva bíblica no existen primariamente para producir dinero y una vida cómoda. Su misión fundamental es desarrollar el potencial de la buena creación de Dios.

– El bienestar de la sociedad depende de que los justos (discípulos de Cristo) que habitan en ella vivan como tales (luz del mundo y sal de la tierra).