Cápsulas Archivos - Universidad Nacional Evangélica - UNEV
Email | Intranet | Formulario de Admisión

Cápsula #14: Ingeniería Divina

”¿No clama la sabiduría, Y da su voz la inteligencia? En las alturas junto al camino, A las encrucijadas de las veredas se para Jehová me poseía en el principio, Ya de antiguo, antes de sus obras

Leer más

Cápsula #13: La palabra de Dios en la creación

“Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz.”  (Génesis 1:3)

“En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.
Este era en el principio con Dios. Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.” (Juan 1:1-3)

Leer más

Cápsula #12: La Gloria de la Creación

“También les dijo yo les doy de la tierra todas las plantas que producen semilla, y todos los árboles que se dan con semilla, todo esto les servirá de alimento”. Gen.1:29.

Leer más

Cápsula #11: El Universo es una Obra de Arte

“En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz.  Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas. 

Leer más

Cápsula #10: El Unico Bien Supremo de Todo Ser Humano

“¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán insondables son sus juicios, e inescrutables sus caminos! Porque ¿quién entendió la mente del Señor? ¿O quién fue su consejero? ¿O quién le dio a él primero, para que le fuese recompensado? Porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas. A él sea la gloria por los siglos. Amén.” Romanos 11:33-36

Leer más

Cápsula #9: Modelos Sociales Humanos VS Sabiduría Divina

“También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos.
Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, sin afecto natural, implacables, calumniadores, intemperantes, crueles, aborrecedores de lo bueno, traidores, impetuosos, infatuados, amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita.”
(2 Timoteo 3:1-5)

Leer más

Cápsula #8: Leyes Naturales y Normas Culturales

“Echa su hielo como pedazos; Ante su frío, ¿quién resistirá? Enviará su palabra, y los derretirá; Soplará su viento, y fluirán las aguas. Ha manifestado sus palabras a Jacob, Sus estatutos y sus juicios a Israel”. No ha hecho así con ninguna otra de las naciones; Y en cuanto a sus juicios, no los conocieron. Aleluya.” (Salmos 147:17-19)

Leer más

Cápsula #7: La Creación es el Territorio de Batalla

“Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te daré, si postrado me adorares.
Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás, y a él sólo servirás.
(Mateo 4:8-10)

Leer más

Cápsula #6: La Gracia Restaura a la Naturaleza

“Porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios.” (Romanos 8:21)

“En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, y renovaos en el espí­ritu de vuestra mente, y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.” (Efesios 4:22-24)

Cada cosa creada contiene en su esencia una estructura que determina la clase de sustancia que Dios quiso que fuera. En su manifestación presente, cada cosa creada evidencia la pugna entre dos direcciones espirituales, el pecado y la redención en Jesucristo. Los seres humanos fuimos creados para cuidar y preservar la creación (Gen. 2:15). Adán y Eva, antes de la caí­da, utilizaban la creación con la dirección de la obediencia al creador. Adán y Eva, antes de la caí­da actuaban como virreyes (reinando en la creación a nombre y bajo las órdenes de Dios) como sacerdotes (devolviendo a Dios, desde su creación, una alabanza lógica y ordenada, Gen. 2:19) clasificando y poniendo nombre a los animales.

Después de su desobediencia voluntaria a Dios, ellos perdieron esa capacidad. El Señor Jesucristo utilizó todos los elementos de la creación (espirituales, materiales, energí­a, relaciones, sistemas sociales, etc.) en perfecta obediencia a Dios, así­ que El recuperó para los seres humanos la posibilidad de cumplir con el propósito original para el cual fuimos creados. En Cristo recuperamos nuestra verdadera humanidad. Sin Cristo somos seres humanos sub-valuados en nuestras facultades y nuestras capacidades de acción.

Los discí­pulos de Jesucristo, mientras estemos en el mundo, tenemos la responsabilidad de actuar como reyes y sacerdotes en la porción de la creación que Dios ha puesto bajo nuestro cuidado, empezando por nuestra conciencia y nuestro cuerpo fí­sico y terminando en cada uno de los sistemas sociales de los cuales formamos parte.

 

Cápsula #5: Estructura y Dirección en la creación

“Prohibirán casarse, y mandarán abstenerse de alimentos que Dios creó para que con acción de gracias participasen de ellos los creyentes y los que han conocido la verdad. Porque todo lo que Dios creó es bueno, y nada es de desecharse, si se toma con acción de gracias;” (I Timoteo 4:3-4)

Nuestro concepto de creación, por influencias culturales de nuestra época, tiende a concentrarse en los aspectos fí­sicos. Bí­blicamente hablando, las ordenanzas de Dios en la creación se extienden también a las estructuras de la sociedad, tales como el matrimonio o a las prácticas de la alimentación. Toda la civilización humana está formada por la palabra de Dios tanto en su estructura como en la dirección de su uso.

En cada aspecto de la vida encontramos lí­mites, estándares y criterios sobre como las cosas deben funcionar. Para cada aspecto existen maneras correctas e incorrectas de hacer las cosas.

En cada elemento de la creación que manejamos encontramos una “estructura” propia, producto de la sabidurí­a de Dios al crearla. También encontramos en cada elemento, una  “autodirección”, esto es, la forma en que usamos ese aspecto de la creación. La dirección en que utilizamos la creación puede ser la de obediencia a Dios o la de desobediencia a Dios.

Por ejemplo, un negocio no puede ser manejado igual que una familia. Las relaciones dentro de una compañí­a deben ser profesionales, para que sean apropiadas. Estas relaciones no son arbitrarias, son evaluadas con diferentes estándares que los de las relaciones dentro de una familia.

La cosmovisión bí­blica, resultado de la aplicación de la palabra de Dios a la realidad cotidiana, nos guía en la identificación de la estructura y en el discernimiento de la sabidurí­a de Dios (dirección) para cada situación de la vida.

 

1 2