Jonny Bido, experto en comunicación para el desarrollo, destaca oportunidad de UNEV, como brazo de la iglesia para transformar la sociedad - Universidad Nacional Evangélica - UNEV
SOPORTE365 | UNEV 365 | Intranet | SGA | Formulario de Admisión
Jonny Bido, experto en comunicación para el desarrollo, destaca oportunidad de UNEV, como brazo de la iglesia para transformar la sociedad

Santo Domingo. El Asesor Nacional de Protección e Incidencia de World Visión República Dominicana, consideró que para poder transformar los sectores vulnerables de la sociedad dominicana hace falta que los actores involucrados experimenten un cambio de “cosmovisión”, que impacte la conciencia de los individuos y la comunidad más allá de la implementación de las leyes y normativas que actualmente protegen los derechos de la niñez en nuestro país.

El experto Johnny Bidó, explicó que Dios en su manual de vida estableció desde hace mucho tiempo los principios bíblicos para dar respuesta a los males sociales generados por la naturaleza corrompida de la humanidad. Sostuvo que la Universidad Nacional Evangélica, como brazo extendido de la iglesia, tiene la oportunidad de contribuir a transformar la sociedad.

“La UNEV a partir de los diversos roles de sus autoridades, docentes, y egresados tiene la responsabilidad desde su misión y visión de producir los cambios esenciales que nuestra sociedad necesita”, enfatizó Bidó. “Por eso estamos proponiendo desde Visión Mundial un acercamiento con la Universidad Nacional Evangélica, porque entendemos que la academia tiene una oportunidad maravillosa y única de extender los principios y valores del reino de Dios desde las diferentes carreras de grado y postgrado”.

Hablando en el programa de talleres y conferencias organizado por la academia con motivo del “mes de la familia”, el experto en comunicación para el desarrollo, explicó que el problema de disfuncionalidad en la familia produce en muchas ocasiones la violencia doméstica, las uniones tempranas en niñas entre 12-15 años, y los embarazos entre adolescentes, lo que trae como consecuencia el aumento de la pobreza, incrementado principalmente en las 10 provincias más pobres del país.

Dijo que uno de los retos que el Estado, la familia y las iglesias cristianas tienen es enfrentar el matrimonio infantil, ya que la República Dominicana ocupa el segundo lugar en incidencia en esta problemática en Latinoamérica, solo detrás de Nicaragua. Explicó que, aunque el matrimonio infantil está prohibido por ley en la República Dominicana, prevalecen las causas que llevan a nuestras niñas a buscar la protección y la ternura que no encontraron en sus hogares en los brazos engañosos de hombres abusadores que prometen darles lo que en sus hogares, por falta de formación y oportunidades, le han denegado.

Sostuvo que este flagelo causa severos daños físicos y emocionales en las niñas, la cuales se ven forzadas a convertirse en adultas en hecho y roles, aun cuando su edad cronológica y ciclo de vida sugieren otro tipo de deberes y responsabilidades. Lamentó el alto porcentaje de niñas y adolescentes, la mayoría ubicadas en de las poblaciones vulnerables del país, que son víctimas de este flagelo que suele malograr su proyecto de vida.

Al final de su presentación el ponente Johnny Bidó, hizo un llamado a los presentes a contribuir desde sus espacios de influencia a fin de cambiar con una cosmovisión inspirada en la ternura los paradigmas, comportamientos, actitudes y percepciones distorsionadas que existen en las comunidades frente a los diversos problemas que aquejan a nuestra población infantil vulnerable.

 

Rector destaca acercamiento con World Visión

De su parte, el rector de la Universidad Nacional Evangélica, doctor Juan Guerrero Ávila, reaccionó subrayando el compromiso que tiene la UNEV desde sus aulas y desde los esfuerzos de extensión hacia la comunidad para contribuir con la formación de una niñez bien protegida y sana.

Destacó la consolidación del acercamiento que la academia y World Visión República Dominicana están sosteniendo en ánimo de dar pasos concretos hasta lograr una sociedad libre de los abusos y maltratos que atentan con los proyectos de vida de nuestros niños, niñas y adolescentes.