Rector UNEV: fundamento político y jurídico de la sociedad no se pueden entender sin los principios que sustentaron la Reforma Protestante - Universidad Nacional Evangélica - UNEV
Email | Intranet | Formulario de Admisión

El rector de la Universidad Nacional Evangélica (UNEV) dijo que las instituciones modernas, incluyendo el Estado y gran parte del andamiaje político y jurídico en que se soporta la sociedad de hoy no se pueden entender a cabalidad sino se apela a los principios fundamentales sobre los que se erigió la Reforma Protestante.

El doctor Wilfredo Mañón Rossi, sostuvo que las  naciones más influenciadas por el catolicismo prevalecieron y se impusieron las monarquías absolutas. En las naciones influenciadas por el protestantismo se procuró implementar un sistema donde el ejercicio del poder tuviera grados notables de descentralización y equilibrio, lo que hoy denominamos la separación de los poderes.

Aquí el texto  discurso  expuesto por la máxima autoridad de la academia en el  “Primer Encuentro Internacional de Universidades Cristianas”, donde se dio a conocer la plataforma de universidades protestantes y evangélicas de América Latina y el Caribe.

DISCURSO  DEL RECTOR UNEV APERTURA 1er. ENCUENTRO  UNIVERSIDADES LATINOAMERICANAS Y DEL CARIBE

Los últimos 25 años, han visto a las universidades ampliar sus roles clásicos de enseñanza, investigación y extensión, a una concepción más práctica conocida hoy en día como Economía del Conocimiento. Las universidades tienen la motivación de producir conocimiento aplicable y promover la innovación a fin de formar profesionales que valoricen los proyectos emprendedores generadores de recursos para abaratar la educación de base.

Las universidades usualmente se conforman con tener un reto doble: Por un lado, la responsabilidad social de ayudar a los más desfavorecidos del sistema, y en segundo lugar, el compromiso de transformar el conocimiento en valor económico, incidiendo en la competitividad, promoviendo la innovación, la creatividad y el desarrollo cultural.

Pero, nuestras universidades Qonakuy se basan, no solo en promover educación de calidad, de instilar en el profesorado y alumnado el amor por la innovación e investigación, la aplicación de su educación en economía del conocimiento, sino también  en hacerlo con amor de acuerdo a los principios extraídos de las Sagradas Escrituras, “Como para el Señor”  o como lo dijera la civilización Quechua con Qonakuy: Ir al encuentro del otro para compartir lo mejor de sí mismo.

Las autoridades representantes de 15 universidades protestantes y evangélicas de América Latina, en ocasión del 500 aniversario  de la Reforma Protestante, nos hemos reunidos  en la ciudad de Santo Domingo con la finalidad de fortalecer, en el marco de la educación superior, la visión que nos une para enfrentar los desafíos que tenemos por delante como instituciones que promueven desde su misión académica los valores del Reino de Dios.

La ocasión y el lugar no podían ser más propicios ni comprometedores, ya que, en esta isla, como en ningún punto de América, se reflejó con mayor intensidad la lucha religiosa, ideológica, económica y política que se desató cuando los intereses de las naciones europeas comenzaron a definirse en el mundo occidental de manera definitiva.

Tan dramática e intensa fue esta lucha que el territorio de isla fue objeto de disputa y dominio de las pretensiones imperiales de las naciones europeas, al extremo que la determinación jurídica y soberana de esta isla quedó repartida entre dos naciones de idioma, cultura y religión diferentes.

Nuestros mares circundantes y nuestras costas fueron agitados por las luchas de Holanda, Inglaterra y Francia, naciones sumadas a las ideas protestantes, contra la España de Carlos V y Felipe II, una nación católica que fue abanderada el movimiento de la Contrarreforma.

Como citamos, enmarcamos este evento internacional de las universidades protestantes y evangélicas de América Latina y el Caribe  en la celebración  de los 500 años de la Reforma Protestante, queremos destacar que la Reforma iniciada por Martin Lutero en el siglo XVI,  fue por sobre todo un evento histórico que,  junto al Renacimiento, está vivamente subrayado sobre la línea que pone fin a la Edad Media y da inicio a la Edad Moderna. Se trata de un movimiento  profundamente pedagógico, cuyas enseñanzas han dejado huellas que han cambiado la historia del mundo.

Las iniciativas reformadoras como modelo religioso cristiano que predominó durante toda la Edad Media fueron diversas, pero ninguna alcanzó la dimensión y el impacto como la que inició Lutero cuando el 31 de octubre del 1517 cuando  clavó sus 95 tesis en latín en el muro frontal de la Catedral Wittenberg.

Estas tesis fueron traducidas al alemán y en pocos días se esparcieron copias por toda Alemania y en pocas semanas estaban circulando en otras partes de Europa.  La aparición pública de Lutero contó con el apoyo de la imprenta, medio que hizo posible que sus escritos fueron conocidos por toda Europa con una profusión y rapidez nunca ante conocida.

El clima social que en todos los órdenes emergió con la Reforma Protestante motorizó cambios decisivos en toda Europa y en toda la historia de Occidente. El mapa político europeo fue alterado por el impacto de este acontecimiento.

En esta época nació una nueva forma de conocer y pensar que dio paso a una gran transformación, cuyo impacto en el aspecto religioso, político, cultural y económico de la humanidad ha sido enorme y continúa sintiéndose 500 años después.

Las instituciones modernas, incluyendo el Estado y gran parte del andamiaje político y jurídico en que se soporta la sociedad de hoy no se pueden entender a cabalidad sino se apela a los principios fundamentales sobre los que se erigió la Reforma Protestante.

Novedades como la imprenta y otros inventos crearon un nuevo ambiente en el orden social de la época y no hay dudas de que surgió una nueva conciencia de la relación del hombre con Dios, con la vida y con toda su realidad.

Los cambios que arrastró la Reforma han tenido una enorme influencia en las instituciones políticas, en las creencias, en la formación de las naciones de Occidente y en toda la cultura.  Todo cuanto somos o dejamos de ser tiene notoria influencia de lo que fue la Reforma Protestante.

En la historia de la educación occidental, se destaca el aporte de la Reforma Protestante en impulsar la educación pública y universal. Lutero promovió la incorporación de la música en las escuelas. Lo que es hoy la educación universal, la libertad de cátedra y los avances del libre pensamiento en sentido general, no tienen explicación consecuente sino se parte del significado e influencia de la Reforma Protestante.

Las naciones más influenciadas por el catolicismo prevalecieron y se impusieron las monarquías absolutas. En las naciones influenciadas por el protestantismo se procuró implementar un sistema donde el ejercicio del poder tuviera grados notables de descentralización y equilibrio, lo que hoy denominamos la separación de los poderes. Aquí creemos que están los dos grandes paradigmas de la política moderna. El poder concentrado y ejercido por una sola persona, y el poder representado y compartido por todas las personas de una comunidad o país, lo que se llama democracia.

El mapa político de la Europa de la Edad Moderna es una expresión de la influencia e impacto de la Reforma Protestante. Las naciones que fueron influenciadas por la Reforma evidencian un orden político más democrático y progresista que aquellas que fueron sometidas por la mentalidad de la contrarreforma.

 España e Italia son el ejemplo más evidente de esta afirmación. En efecto, las cuatro democracias más antiguas del mundo moderno: Holanda, Inglaterra, Estados Unidos, Suiza, son sistemas políticos que nacen al mundo organizacional moderno amparados por la doctrina política reformada, especialmente la calvinista.

Sin embargo, en un mundo como el que vivimos hoy, signado por la opresión, la violencia y el miedo, lo más importante no es resaltar las diferencias que han surgido en la historia del cristianismo, sino buscar formas de colaboración entre las diferentes confesiones para a través de ellas defender la paz y la vida, para articular acciones solidarias, para superar condiciones inaceptables de pobreza y marginación, para levantar la bandera del amor en los senderos de tinieblas donde campea la indiferencia y el odio.

Después de siglos de luchas infecundas e inútiles los católicos ya no conciben a Lutero como el hereje malvado que desgajó su doctrina y suscitó con sus ideas y acciones las zanjas más dolorosas y sangrantes de religión cristiana; los protestantes, ya no vemos en los católicos como la fuerza implacable de la intolerancia y la exterminación.

Hoy hemos rescatado puntos comunes de avenencia y colaboración, razón que nos impele a nosotros como universidades que compartimos una misma fe a fortalecer el testimonio del Evangelio con el desarrollo de un conocimiento que no solo nos ayude a mejorar la vida en el aspecto técnico y científico, sino también en el aspecto moral y humano, poniendo siempre nuestra práctica en perspectiva del reino de Dios y su justicia.

Con el auspicio del Instituto Postal Dominicano, (INPOSDOM) a este encuentro de universidades protestantes de América Latina, le estamos agregando, junto al Consejo de Confraternidades de Pastores Evangélicos CONACOPE, la iniciativa para la emisión de un sello postal alusivo a la conmemoración  de este V centenario de la Reforma Protestante.

Instamos a nuestro honorable Alcaldía de Santo Domingo a que honren esta fecha con la rotulación de una calle de la ciudad. Igualmente a nuestros periódicos que editorialicen sobre la Reforma.

Universidades protestantes evangélicas de las Américas, la Universidad Nacional Evangélica, y todo el pueblo dominicano les damos a todos y a todas la más cálida y cordial bienvenida.

Que el Altísimo les bendiga, proteja y guie!!!